Una de las noticias que ha causado más sorpresa en la Copa del Mundo 2018 de la FIFA ha ocurrido incluso antes del inicio del torneo. Se ha tratado del cese en el cargo del entrenador de la selección española de fútbol, Julen Lopetegui, escasas horas antes del debut del equipo en la competición más importante de este deporte.

La razón ha sido pura y exclusivamente extrafutbolística, puesto que Lopetegui había hecho un gran trabajo al mando del conjunto español, a punto tal de que se trata de uno de los grandes candidatos para hacerse con la presente edición del Mundial. El motivo aducido por los representantes de la Federación de Fútbol de España ha sido que el ex guardameta del FC Barcelona y el Real Madrid rompió con su palabra luego de que trascendiera su contratación como nuevo entrenador del conjunto “merengue”. Lopetegui había renovado recientemente su vínculo con la selección española, pero como consecuencia de la salida de Zinedine Zidane del club madrileño, el presidente de la institución, el siempre polémico Florentino Pérez, decidió ofrecerle un importante contrato para contar con sus servicios.

La enérgica reacción del presidente de la federación, Luis Rubiales, sorprendió no solo a los directivos del Real Madrid, sino incluso a los propios “pesos pesados” de “la Roja”. Fuentes cercanas a Julen Lopetegui indican que todas las partes habían acordado de palabra sostenerlo en su cargo hasta finalizada la Copa del Mundo, a fin de no conmocionar las aguas y permitir a los futbolistas concentrarse en el juego, pero el cambio de actitud de Rubiales desató un tsunami de críticas tanto del periodismo como de los aficionados españoles.

Con la relación contractual y profesional completamente rota entre Rubiales y el entrenador, este decidió cesarle de inmediato y exigir a Florentino Pérez el pago de la cláusula de rescisión de 2 millones de euros. Al mismo tiempo, se designó a Fernando Hierro como conductor interino del equipo.